Lagunas de Ruidera, el encuentro de las aguas
 
Duración: Para un puente
Reporteros.net destaca una oferta vacacional para el verano alternativa al turismo de sol y playa que predomina en España en los meses estivales. Las Lagunas de Ruidera son una opción que ofrece al visitante paisajes, contacto con la naturaleza, deportes de aventura y por supuesto tranquilidad y descanso.

Reporteros.net en su estancia se ha alojado en Hotel Matías. Además hemos confiado en la empresa Campos de Montiel y Aguas de Ruidera para realizar actividades de turismo activo. En este reportaje podrás ver más detalles sobre las empresas y establecimientos que han colaborado con nosotros. Te contamos lo que nos ofrece esta zona para que puedas elegir qué hacer.
Te Recomendamos
Día 1.- Candelario, un pueblo serrano con encanto

Nuestro primer contacto con el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera lo hacemos en la Oficina de Turismo de Ossa de Montiel (provincia de Albacete), donde nos atiende Adela ofreciéndonos una visión general del parque, resaltándonos los principales puntos de interés, que visitaremos los próximos días.

Cascadas entre lagunas
Cascadas entre lagunas

Lo primero que tenemos que saber es que las Lagunas de Ruidera son un conjunto de quince lagunas de extraordinaria belleza situadas longitudinalmente a lo largo del Valle del Río Pinilla o Guadiana Viejo, de forma que están unidas entre sí por barreras llamadas travertinos, unas barreras que se van formando por los sedimentos del propio río y se endurecen formando rocas que, en el caso de Ruidera, sirven para delimitar cada laguna. El Parque Natural de las Lagunas de Ruidera se encuentra entre las provincias de Ciudad Real y Albacete, en la parte central del llamado Campo de Montiel.

Acantilados
Acantilados

Realmente no se trata de lagunas propiamente dichas, sino de amplios remansos fluviales, ya que el agua fluye de una a otra ya sea por derramamiento o de manera subterránea, desde la Laguna Blanca hasta el embalse de Peñarroya, que regula la salida del agua hacia tierras manchegas.

Pequeña barca en la Laguna del Rey
Pequeña barca en la Laguna del Rey

Además, cada una de las lagunas tiene unas características propias que le dan nombre. Por ejemplo, la Laguna Blanca toma su nombre del fondo arenoso de color blanco, circunstancia que junto con su poca profundidad (máximo 2 metros) le confiere un aspecto blanquecino.

El Hundimiento
El Hundimiento

Después de visitar la Oficina de Turismo, tomamos la carretera hacia Ruidera, que va bordeando las lagunas, hasta llegar al Hotel Restaurante Matías, que nos acoge durante la preparación del reportaje. Este hotel se encuentra muy cerca del pueblo de Ruidera (provincia de Ciudad Real), a unos 500 metros de la playa de Ruidera y frente a la Laguna del Rey. Se trata de un entorno de incomparable belleza en pleno parque natural.

Plaza principal de Ruidera
Plaza principal de Ruidera

Nada más salir del hotel tenemos la extraordinaria visión de la Laguna del Rey. Caminamos hacia el pueblo para llegar a la playa de Ruidera, una pequeña explanada con una arboleda donde residentes y turistas comparten espacio para bañarse en las cristalinas aguas de la laguna. En este entorno, no solo hay bañistas, sino que también se practica submarinismo, piragua y otros deportes acuáticos.

Desde esta "playa" sale un sendero hacia el llamado Hundimiento, a unos 5 minutos de camino a pie. Se trata de una bella cascada que se puede divisar desde un mirador construido a tal efecto. Este Hundimiento es el punto donde las aguas de la Laguna del Rey se liberan hacia la siguiente laguna (Laguna Morenilla), y se formó a partir de una crecida que destruyó las antiguas cascadas.

También se dice que el nombre de Ruidera proviene del ruido producido por el agua del Hundimiento al caer. Es una de las teorías de donde proviene el nombre del pueblo. La otra teoría deriva del topónimo Riadera, derivado de la palabra riada por los desbordamientos que se producían en las lagunas.

Después de tomar contacto con el entorno, nos dirigimos a la plaza del pueblo donde hay varias terrazas muy agradables para tomar algo, mientras recordamos la belleza del paisaje. Disfrutamos de la cena en la terraza del Hotel Restaurante Matías, que dispone de especialidades manchegas, vinos y quesos de la tierra.

Te recomendamos especialmente...
Hotel Matías
Dirección: Ctra de Las Lagunas Km 0,8. Lagunas de Ruidera
Población: Ruidera
Tel: 926 52 81 73
ver detalles
Te recomendamos especialmente...
Campos de Montiel y Aguas de Ruidera
Dirección: Ossa de Montiel y Ruidera
Población: Ossa de Montiel y Ruidera
Tel: 967 37 74 05
ver detalles
Día 2.- Cueva de Montesinos, kayak en San Pedro y La Tinaja, Laguna Blanca

Cueva de Montesinos

Para empezar el día hemos quedado con Carolina, de la empresa Campos de Montiel y Aguas de Ruidera, una empresa de turismo activo de la zona. Ella nos va a acompañar a visitar la Cueva de Montesinos, famosa por haber inspirado a Cervantes como escenario de dos capítulos de El Quijote, donde se narra un mundo de sueños donde deambulan personajes de la literatura caballeresca. Cervantes describió cómo Doña Ruidera con sus siete hijas y dos sobrinas fueron transformadas en lagunas por el mago Merlín.

Entrada de la Cueva de Montesinos
Entrada de la Cueva de Montesinos

Pero al margen de leyendas literarias, la Cueva de Montesinos alberga una importante colonia de murciélagos de cuatro especies diferentes que están protegidos en la actualidad. Geológicamente, la cueva es una cavidad de origen kárstico de unos 18 metros de profundidad. A la izquierda de la entrada se halla una sala denominada de los Arrieros porque se refugiaban allí para guarecerse de fenómenos meteorológicos. Continuando hacia abajo nos encontramos con la Gran Sala, más amplia y donde habitan los murciélagos.

La Cueva no destaca por fenómenos kársticos como estalactitas o estalagmitas pero sí es interesante destacar que el fondo de la cueva es una laguna que se comunica subterráneamente con el resto de las lagunas del parque natural.

Grupo de visitantes en la Cueva
Grupo de visitantes en la Cueva

La Cueva se encuentra en una finca privada que se usa como coto de caza, pero el acceso es libre, ya que los terrenos de acceso a la cueva y la propia cueva han sido donados al Ayuntamiento de Ossa de Montiel. Denunciamos, eso sí, una falta de regulación importante, ya que no existe ningún tipo de control sobre el número de personas que visitan la cueva simultáneamente, circunstancia que puede dañar la colonia de murciélagos residentes.

Kayak en la Laguna San Pedra y La Tinaja

Esculturas en el aparcamiento de la Cueva
Esculturas en el aparcamiento de la Cueva

Después de ver la Cueva nos dirigimos a la Laguna de San Pedro, donde Campos de Montiel y Aguas de Ruidera tienen un embarcadero con kayaks. Aunque puedes alquilarlo por libre, recomendamos, sobre todo si vais en grupo, la visita guiada para conocer los recovecos de las lagunas que merece la pena conocer. En nuestro caso, Carolina nos acompaña a lo largo de este recorrido.

Desde la embarcación tenemos una visión diferente de la laguna, ya que nos damos cuenta de su extensión y apreciamos los detalles de sus orillas, repletas de vegetación palustre que dan cobijo a las numerosas especies animales. Además podemos imaginar su profundidad. En concreto la laguna de San Pedro puede llegar a los 20 metros, una de las más profundas junto con la del Rey, la Colgada o la Concejo. Por el contrario, las más superficiales son la Blanca, Coladilla y Cenagosa. No son muy numerosas las playas o zonas de descanso alrededor de las lagunas y tampoco muy amplias las existentes, pero desde el kayak, siempre que tengas facilidad para subir y bajar, puedes bañarte en cualquier parte de la laguna.

Practicando kayak en la Laguna de La Tinaja
Practicando kayak en la Laguna de La Tinaja

Nuestro recorrido comienza en la laguna de San Pedro que está conectada con la laguna contigua, la Tinaja a través de un estrecho y largo pasillo por el que podemos introducirnos con el kayak teniendo cuidado de no chocar con sus paredes. Al salir nos encontramos en la bellísima y tranquila Laguna de La Tinaja, mucho más agreste que la anterior, sin playas y rodeada totalmente de vegetación y con orillas acantiladas. Para volver a la Laguna de San Pedro podemos hacer el mismo recorrido en sentido inverso, o bien regresar por una cueva o agujero en la pared de la laguna de la Tinaja, que nos lleva a la San Pedro, teniendo mucho cuidado porque hay algunos puntos en los que hay que agachar la cabeza.

Tanto el pasillo a cielo abierto como el agujero conocido como el Chorro de las Minas, fueron horadados artificialmente por conveniencia de las centrales hidroeléctricas para situar sus turbinas a más bajo nivel.

Pasillo entre lagunas
Pasillo entre lagunas

La Laguna Blanca

Para llegar a la Laguna Blanca, tenemos que coger en Ossa de Montiel la carretera que nos lleva a Villahermosa. Antes de llegar a esta población, encontramos un carril señalizado que indica para Laguna Blanca, y que desciende hasta la laguna en menos de cinco minutos. Encontramos un aparcamiento y una playa de arenas blanquecinas. Esta laguna, al ser de poca profundidad, ha vivido años de sequía en época estival, aunque este año 2011 se encuentra pletórica. Suele ser visitada por familias con niños ya que es poco profunda en sus orillas, y su máxima profundidad no supera los dos metros.

Agujero en la roca para pasar a la laguna contigua
Agujero en la roca para pasar a la laguna contigua

Más información

Campos de Montiel y Aguas de Ruidera, empresa de turismo activo. También disponen de casas rurales.

Laguna Blanca
Laguna Blanca
Día 3.- Senderismo, la Quebrada del Toro, Castillo de Rochafrida

Ruta de la Cruz de las Monjas

Elegimos esta ruta por las vistas panorámicas que nos proporcionará de las lagunas desde una altura considerable y por ser circular y no muy larga (unos 6 km.), circunstancia que se agradece en pleno agosto donde las temperaturas pueden llegar a rozar los 40 grados. La ruta comienza en el poblado de San Pedro, concretamente en la ermita de San Pedro de Verona a la que se accede tanto desde la localidad de Ossa de Montiel (7 km.) como desde Ruidera (12 km.)

Ermita de San Pedro
Ermita de San Pedro

Frente a las puertas de la ermita y tomando la dirección hacia Ruidera caminamos 50 metros aproximadamente y después de una curva accedemos por un camino de tierra que queda a nuestra izquierda. Tenemos que buscar un puente para cruzar el río Alarconcillo, pero antes de cruzarlo, hay que parar obligatoriamente en un enorme nogal de más de 3 metros de circunferencia y que proyecta una sombra de de 625 m2.

Después de cruzar el puente tomamos un camino que asciende hasta la parte más alta del cerro, donde ya comenzamos a llanear en lo alto del llamado "Pie de en medio". A lo largo de este camino tenemos unas bonitas vistas del Valle de San Pedro a la derecha y el Valle principal de Las Lagunas a la izquierda. Llegamos al punto más alto, donde se ubica una cruz de madera, llamada Cruz de Las Monjas. Desde este punto la panorámica no puede ser mejor, avistamos gran parte de las Lagunas Altas, además de la cascada llamada Plaza de Toros y el Baño de las Mulas, junto con la Quebrada del Toro, a la que nos acercaremos esa misma tarde.

Nogal
Nogal

Bajamos hacia la zona de la Plaza de Toros por una estrecha y empinada senda que nos sitúa muy cerca del Cerro de los Almorchones y la parte interior de la Laguna de la Tinaja, donde podemos encontrar grabados esquemáticos, atribuidos a época paleocristiana. La ruta bordea la Laguna de San Pedro hasta terminar en el punto de partida.

El Castillo de Rochafrida

Lagunas de San Pedro y La Tinaja
Lagunas de San Pedro y La Tinaja

Desde la ermita de San Pedro, por la carretera en dirección a Ossa de Montiel, encontraremos un desvío hacia el Castillo de Rochafrida. Este camino de tierra nos llevará hasta el pie del castillo, que se encuentra en un cerro. Dejamos el coche junto a un puente que cruza un canal. Allí comienza un sendero pedregoso que asciende entre la abundante vegetación, un manto de encinas, sabinas y matorral mediterráneo.

En lo alto del cerro encontramos las ruinas del castillo de Rochafrida, de origen musulmán. Se conserva gran parte de la muralla, que incorpora una pequeña atalaya, los muros de la torre del homenaje y la entrada de la fortaleza, donde se distinguen las huellas del cerramiento. Este castillo cayó en poder cristiano tras la batalla de las Navas de Tolosa en 1212.

Ruinas del Castillo de Rochafrida
Ruinas del Castillo de Rochafrida

La Quebrada del Toro

Desde la Cruz de las Monjas, atisbamos una quebrada rocosa en el margen derecho de la Laguna de San Pedro, a media altura de la misma en uno de los salientes montañosos que la bordean. Se trata de la Quebrada del Toro, una enorme grieta de origen sísmico con una longitud de unos 60 metros con una anchura máxima de unos 5 metros y una profundidad de unos 25 - 30 metros y que termina en una cueva.

La Quebrada del Toro y al fondo La Tinaja
La Quebrada del Toro y al fondo La Tinaja

Se accede a ella por la carretera desde las Lagunas hacia Ossa de Montiel. Antes de nada hay que decir que para recorrer esta grieta por dentro, se necesita un equipo mínimo de arnés y cuerdas así como conocimientos de escalada, ya que existen dos o tres pasos complicados. Es un recorrido para descargar adrenalina.

Al hilo de esto, hay que decir que existen algunas vías de escalada en Ruidera, concretamente en las cercanías de la Laguna de San Pedro y en el embalse de Peñarroya. Hemos encontrado esta Guía de Escalada en el Pantano de Peñarroya y Lagunas de Ruidera, editado por el Club de Escalada Gecko

Uno de los pasos que necesitan cuerda
Uno de los pasos que necesitan cuerda

Sin duda, otra forma de descargar adrenalina y de descubrir el entorno de una manera divertida es la bici. En Ruidera existen multitud de carriles que permiten recorrer el parque natural en BTT.

Día 4.- Embalse y Castillo de Peñarroya

Las aguas que vienen de las Lagunas de Ruidera quedan reguladas por el embalse de Peñarroya que se construyó en 1959 para abastecer los cultivos y las poblaciones de Argamasilla de Alba y Tomelloso. Esta masa de agua, que está incluida dentro de la zona de protección del Parque Natural, forma un ecosistema con características propias que le diferencian del complejo lagunar. De gran importancia como refugio de fauna, sobre todo de avifauna, también destaca por sus valores en materia de pesca deportiva.

Junto a la presa y dominando el antiguo estrecho, podemos visitar su fortaleza medieval, donde se encuentra la Capilla de Nuestra Sra. de Peñarroya. El Castillo de Peñarroya se encuentra en muy buen estado de conservación y el acceso es libre.

Castillo de Peñarroya
Castillo de Peñarroya
Presa del embalse de Peñarroya
Presa del embalse de Peñarroya
 

Comentarios

José Carlos Espinosa
14/10/2018
Cada día aprendo mas para dar información soy vigilante e información
Déjanos tu comentario.
Además el email es útil para avisarte cuando alguien responda