Viajar con bebés de 0 a 3 años

04 de febrero 2019
Artículo
Hecho con bebés o niños Este reportaje es adecuado o se ha realizado con niños o bebés
Si cuando estabais embarazados, tu cuñado, tu suegro o algún amigo te ha dicho que disfrutes antes del bebé porque con niños “se te acabó el viajar”, recomiéndale este artículo. Estamos seguros de que todos los papás y mamás viajeros empedernidos que se han atrevido a desafiar la palabra de tan recatados personajes han tenido que soportar comentarios del tipo ¡qué valor tenéis! o ¡estáis locos! ¿Qué haréis si se os pone malo/a? ¿Qué le daréis de comer? ¿y dónde va a dormir?
Muelle Uno (Málaga)
Muelle Uno (Málaga)
Viajar con bebés de 0 a 3 años, ¡es posible!

Está claro que un viaje con un bebé no es como irse en pareja sin ninguna responsabilidad a tu cargo, pero todas estas cuestiones se pueden sobrellevar sin dramas ni historias de miedo.

Muchos padres pueden pensar que el bebe se puede aburrir y puede ponerse "penoso". Es posible, pero esto puede pasar en cualquier situación normal, en tu casa, en la calle, en el súper… Y por experiencia sabemos que los bebes pueden disfrutar igual que los padres durante un viaje descubriendo el mundo que les rodea y aprendiendo de él. De hecho, a los bebés les encanta descubrir cosas nuevas. Es verdad que también les gustan las rutinas, pero durante un viaje se pueden establecer ciertas rutinas a las que ya esté acostumbrado, como una siesta en su carrito o en la mochila porta-bebé, un baño a la hora que acostumbra, etc.

Parque en Castaño del Robledo (Sierra de Aracena)
Parque en Castaño del Robledo (Sierra de Aracena)

No os vamos a engañar, viajar con bebés no es fácil, pero no es imposible y merece mucho la pena hacerlo como una experiencia enriquecedora y positiva para toda la familia. De hecho, el mundo está lleno de parejas viajeras con niños, incluso con más de uno ¡sí! Hay de todo, gente que viaja cerquita, gente que prefiere no salir de España y gente que no para de subir a aviones.

Acequia del Toril (Granada)
Acequia del Toril (Granada)

En este artículo te contaremos nuestra humilde experiencia. No es que hayamos ido a ver la Gran Muralla China, o el Machu Pichu de Perú, pero hemos hecho unos cuántos viajes desde que nació nuestra pequeña Alma. Y por supuesto, estos destinos los tenemos apuntados para el futuro, esperamos que no muy lejano.

Peña de Arias Montano (Alájar)
Peña de Arias Montano (Alájar)

¿Cómo de lejos viajar con un bebé?

Intentaremos, al menos al principio, que los trayectos en coche, avión, tren… no sean demasiado largos y le daremos siempre las condiciones básicas de aseo, comida y movilidad. Nosotros hemos empezado a viajar a lugares no muy alejados de casa, como mucho, a unas 4 horas de coche. En tu coche, puedes decidir cuándo parar para descansar. Un consejo que a nosotros nos ha sido muy útil es viajar durante las horas en las que el bebé se suele echar la siesta, por ejemplo, al mediodía después de comer, ya que así puede estar (dependiendo de lo dormilón que sea) unas 2 horas durmiendo y el trayecto se le hace más corto. O despertarlo tempranito por la mañana para que siga su sueño un rato en el coche, que siempre les sirve para relajarse.

Y siempre es buena idea llevar en el coche alguno de sus juguetes con los que se pueda entretener un rato.

Si viajáis en avión o tren habría que ir probando desde trayectos no muy largos.

Destinos para viajar con bebés

Evidentemente, hay que buscar destinos seguros, donde haya un buen acceso a la sanidad y donde las condiciones climáticas no sean muy extremas, ni mucho frío ni mucho calor. Dejemos el desierto y los polos para más adelante. También sería interesante que el destino tenga servicios básicos como tiendas, farmacias, pero en definitiva estas cosas las hay en casi todas partes.

¿Qué tipo de alojamiento buscar?

Aunque no es imposible, descartemos por un tiempo la idea de la habitación de hotel, hostales con baño compartido y demás. Lo ideal es una casa o apartamento con cocina y baño privado. De esta forma no dependeremos de horarios de restaurantes para poder comer y dar de comer al bebé. Tendremos total libertad para cocinar algo rápido para nosotros y para el pequeño a la hora que se requiera.

Alojamiento con cocina
Alojamiento con cocina

Para el baño, existen unas bañeras hinchables pequeñitas que son muy útiles para llevar de viaje aunque también puedes ducharte con el bebé en brazos en un plato de ducha, o si ya se mantiene de pie, ducharte con él.

Para dormir, en algunas casas y apartamentos disponen de cuna, pero a nosotros nos gusta llevar una cuna de viaje a la que nuestra pequeña está acostumbrada. Es la cuna de viaje de BabyBjörn (puedes comprarlo aquí), muy ligera menos de 6 kilos, bastante plegable y muy fácil de montar y desmontar. Después de comparar entre varios modelos, decidimos que, aunque fuera un poco más cara que otros modelos, merecía la pena. Y la verdad es que fue un acierto total.

Cuna de viaje Baby Björn
Cuna de viaje Baby Björn

Para las comidas, en muchos lugares suelen tener la trona estándar de Ikea, pero en otros no tienen trona. Puedes solucionarlo usando carrito pero cuando los bebés son más grandes y les gusta jugar con la comida, te pueden poner el carrito hecho un desastre total, así que te recomendamos la opción de una trona portátil muy pequeñita que se acopla a cualquier silla. La descubrimos porque la tenían en uno de los alojamientos a los que fuimos y nos encantó la sencillez. Es la Trona de viaje ASALVO (puedes comprarlo aquí)

Trona de viaje Asalvo
Trona de viaje Asalvo

Carrito ligero o porteo

Dependiendo del tipo de viaje, puedes usar uno u otro, o los dos. Nosotros casi siempre lo hemos combinado. Desde el principio descartamos el gran cochecito de varias piezas tipo Bugaboo, para viajar. A ver, si tienes sitio en el maletero y no te importa estar montando y desmontando, el Bugaboo Cameleon es un gran cochecito porque es muy apto para todo tipo de terrenos, es muy cómodo para el bebé y para los padres, pero si tienes un maletero más bien reducido, vas a agradecer pasar a una silla ligera en cuanto te sea posible. Nosotros así lo hicimos y compramos el Maclaren Techno XT (puedes comprarlo aquí), un cochecito muy ligero y resistente, que puedes usar desde recién nacido hasta los 25 kilos. Tiene una capota muy extensible que va a proteger al bebé del sol y de la lluvia, con su plástico para inclemencias de lluvia y viento. Y le puedes poner una funda para el frío, para que vaya supercalentito.

Bugaboo Cameleon
Bugaboo Cameleon
Mac Laren Techno XT
Mac Laren Techno XT

El carro está muy bien para ciertos viajes, pero hay otros en que el porteo es fundamental, ya sea porque damos paseos por el campo, o porque vamos a un pueblo con más cuestas que una montaña rusa, o con muchas escaleras, sin aceras, todo muy estrecho. Ahí el carro te va a sobrar y mucho. Mejor te buscas una buena mochila porta-bebé. Nosotros desde los 4 o 5 meses usamos la Manduca (puedes comprarlo aquí) muy cómoda y que puedes usar hasta los 20 kilos del bebé, con 4 años aproximadamente.

Mochila Manduca
Mochila Manduca

No olvides los juguetes

No es que te vayas a llevar todos los juguetes de la casa, pero sí los preferidos o aquellos con los que más se entretenga. Si está acostumbrado a dormir con su osito de peluche, o con un doudou, tampoco lo olvides.

Juguetes
Juguetes

Un pen drive con sus dibujos preferidos te puede dar algo de tiempo para preparar la comida, o planificar lo que vais a visitar al día siguiente. Eso nunca falta en nuestra maleta, ya que no ocupa nada y le entretiene en ciertos momentos. La mayoría de las teles tienen puerto USB. Y si no siempre puedes recurrir a Clan o Disney Channel.

Alimentación durante el viaje

Si el alojamiento cuenta con cocina, es buena idea llevar algunos tarritos congelados de su comida casera. Si algún día estamos fuera de la casa a la hora de comer, podemos recurrir a un termo de sólidos para mantener su comida calentita, o bien dar un potito de los que venden en cualquier supermercado o farmacia, y pedir que nos lo calienten en algún bar.

Si el bebé es pequeñito y solo toma leche, si das el pecho, no tienes ningún problema. La comida va contigo. Y si das biberón, tendrás que llevar agua caliente y un dosificador de leche en polvo / cereales y su biberón.

Si el bebé es un poco mayor, y ya come prácticamente de todo, puede comer algo de lo que nosotros nos pidamos en cualquier restaurante. Ya que ellos comen poco, no vas a pedir un plato para ellos solos porque se va a quedar casi entero. Tronas suelen tener en casi cualquier restaurante o bar.

Alimentación durante el viaje
Alimentación durante el viaje

Rutinas y viajar sin prisas

Todos sabemos que a los bebés les gustan las rutinas, así que tendremos que buscar mantener un poco los hábitos y horarios a los que está acostumbrado el bebé. Respetar sus siestas, su baño, su hora de ir a dormir y sus momentos de juego. Todo ello lo podemos encontrar también fuera de casa.

Si el bebé está bien y contento, nosotros también lo vamos a estar, así que hay que adaptarse a él y viajar sin demasiadas pretensiones. Si un día no se puede ver los 10 sitios que teníamos pensado, y solo vemos 2 o ninguno, pues no pasa nada. Ya iremos otro día, o ya volveremos más adelante.

Botiquín
Botiquín

¿Y si se pone malito?

Se tiene en general un miedo bastante frecuente a que el bebé se ponga malo en el transcurso de un viaje. Sin embargo, esa posibilidad no debe impedirnos viajar. Los niños se ponen malos con mucha más frecuencia cuando van a la guardería, y eso no impide que los llevemos en la mayoría de los casos.

Y en caso de que enfermen hay que actuar con sentido común, como lo haríamos en casa. Cada familia tendrá su fórmula. En nuestro caso, cuando Alma tiene fiebre o diarrea o algún síntoma fuera de lo común no corremos al pediatra a la primera de cambio. Lo tratamos en casa según las recomendaciones de nuestro pediatra y seguramente en unos días estará mejor. Si no mejora, entonces ya requerimos que la vea un pediatra.

Es recomendable preparar el botiquín básico con lo que se suele necesitar en caso de fiebre, resfriados, estreñimiento o las dolencias que pueda tener tu bebé. En nuestro caso, nunca faltan paracetamol, ibuprofeno, termómetro, Rhinomer en caso de resfriado. Aunque también es verdad que todo esto lo podemos encontrar en cualquier farmacia, pero no está de más llevarlo para facilitar las cosas.

Para el caso de España, si hay que acudir al pediatra, bastará con acudir al Centro de Salud más cercano con la tarjeta sanitaria del bebé. No suele haber problema en que te den una cita para el pediatra incluso ese mismo día, o como mucho, al siguiente.

En países cubiertos por la Seguridad Social no tendremos mayores problemas. Si viajamos a países donde la Sanidad es totalmente privada, podemos contratar un Seguro Médico que siempre tendrá acuerdos con clínicas privadas donde la atención sanitaria es buena. También se puede contratar un seguro médico solo para el viaje.

Si vamos a viajar a algún país europeo debemos sacar al bebé la tarjeta sanitaria europea, igual que en el caso de los adultos. Tiene validez por un año y se puede tramitar fácilmente tanto por internet como en las oficinas de la Seguridad Social.

Documentación
Documentación

Documentación del bebé

Dentro de España el bebé puede circular libremente sin ninguna documentación. No obstante si vamos a viajar en avión es muy recomendable (ya que alguna compañía aérea lo puede exigir) llevar Libro de Familia y el DNI del bebé. Este último también es imprescindible para viajar a países europeos. Y para fuera de Europa, pasaporte del bebé.

Para los más previsores, no está de más llevar el libro de vacunación, si se va a salir de España.

Para países que pueden requerir vacunas de algún tipo, informarse bien antes de viajar.

Conclusiones

Seguro que nos dejamos muchas cuestiones, ya que el artículo está escrito desde nuestra experiencia personal, que no es la más amplia. Pero esperamos que os pueda servir. Y os animamos a viajar con vuestros bebés.

 

Comentarios

Déjanos tu comentario.
Además el email es útil para avisarte cuando alguien responda