Rutas acuáticas con niños. Consejos y recomendaciones

24 de agosto 2019
Artículo
Hecho con bebés o niños Este reportaje es adecuado o se ha realizado con niños o bebés

Te apasiona la naturaleza y no aguantas un fin de semana metido en casa. Pero, en verano hace demasiado calor para andar por el monte. Se puede ir a la playa o a la piscina, pero te falta el toque aventurero, ¿verdad?

Que mejor que buscar algunas rutas de río fresquitas y aventurarse con los niños a caminar con los pies mojados, bañarse en las pozas y remojarse en las cascadas. En este artículo te daremos algunos consejos y recomendaciones para hacer rutas de senderismo acuáticas con niños.

En verano, nada mejor que hacer una ruta acuática
En verano, nada mejor que hacer una ruta acuática
Rutas acuáticas con niños. Consejos y recomendaciones

Se trata de una ruta de senderismo, pero es un poco diferente a una ruta convencional por el monte. Hay que tener en cuenta algunas cosas imprescindibles que no pueden faltar. Te damos nuestro punto de vista subjetivo, y por ello es posible que no hayamos previsto todas las circunstancias que se puedan presentar. Ante todo infórmate bien sobre la actividad que vayas a realizar, evalúa tu estado físico y el de todos los miembros que te acompañen, sobretodo de los niños, que se pueden cansar con más facilidad y son más sensibles. Equípate bien, se prudente, valora la previsión meteorológica y si ves alguna circunstancia difícil date la vuelta o pide ayuda.

Dicho esto, pasamos a las recomendaciones sobre lo que no puede faltar, bajo nuestro punto de vista. Si crees que se nos olvida algo, puedes ponernos un comentario al final. Si te gusta, también.

Ropa y calzado apropiado.

Aunque camines por un río y te vayas a mojar, es importante que lleves a los niños y tú misma bien equipada con calzado cerrado y ropa encima del bañador. La ropa puede ser una camiseta y pantalón corto, que nos protegerá de posibles arañazos con ramas, picaduras de insectos y del sol. El calzado pueden ser unas zapatillas deportivas o botas de montaña que se puedan mojar. Nada de ir en bañador ni en chanclas, aunque sean cerradas. En el río hay rocas, vegetación y el firme es irregular, así que dejaremos las chanclas para cuando terminemos.

Conviene llevar ropa y calzado adecuados
Conviene llevar ropa y calzado adecuados

Ropa y calzado de repuesto en el coche.

Dejaremos en el coche ropa y calzado de repuesto para cuando terminemos la actividad, y una toalla.

Protección para el sol.

Importantísimo protegerse del sol con ropa, gorras, gafas de sol y cremas solares. Aunque andemos fresquitos por el cauce, el sol va a incidir en nuestra piel mucho más que si fuéramos por el campo, ya que el agua actúa como un reflector de los rayos solares y podemos quemarnos con más facilidad.

Agua y comida suficiente.

Lleva agua y comida suficiente para el tiempo que estimes que te puede llevar la actividad, y para un poco más. Si tienes un error de cálculo, no nos gustaría encontrarnos con que los niños tienen sed o hambre.

Protege a los niños del sol
Protege a los niños del sol

Bote estanco y mochila.

En muchas ocasiones vamos a necesitar llevar objetos que no queremos que se mojen, como un móvil, una cámara que no sea acuática, la documentación o incluso el bocadillo. En algunos ríos habrá que hacer tramos un poco más profundos y es posible que se mojen las cosas que llevamos en la mochila. Para remediarlo, te recomendamos llevar una bolsa o bote estanco. Nosotros usamos uno parecido a este (puedes comprarlo aquí).

En cuanto a la mochila, lo ideal es llevar una mochila específica para ríos que suelen caracterizarse por tener unos agujeros o aperturas para que el agua pueda entrar o salir libremente. Como esta mochila para deportes acuáticos. (puedes comprarlo aquí)

Si llevas una mochila normal y corriente puede valer, pero si hay zonas de mucha agua donde tengas que nadar, se te va a llenar de agua que se va a acumular dentro haciéndote más difícil avanzar. Algo casero es hacerle agujeros para que el agua que entre pueda salir. Cualquier zapatero te lo podrá hacer sin que suponga una inversión importante.

Botes estancos para evitar que se mojen algunas cosas
Botes estancos para evitar que se mojen algunas cosas

Zonas de nado.

Infórmate bien de si la ruta que vas a hacer requiere hacer tramos de nado, la profundidad y longitud de las mismas. Si vas con niños, piensa cómo van a pasar ellos estos tramos de nado. Si son mayores y saben nadar, seguramente no habrá problema, pero aun así piensa que pueden cansarse. No está de más llevar algún tipo de elemento de flotabilidad, como manguitos, tablas, churros... Para los más pequeños que no saben nadar bien, quizás habrá que plantearse no pasar por tramos de este tipo. Infórmate si se pueden evitar por un margen de manera segura.

Botiquín.

Como en toda actividad en la naturaleza hay que llevar un botiquín básico para curar alguna posible herida o corte, para picaduras de insectos, y todo lo necesario. No te hablaremos aquí del contenido del botiquín. Aunque en este caso de hacer rutas por el río, nunca olvides la manta térmica que será muy útil para aislar a una persona del frío o del calor. Si el botiquín es estanco, mejor. Y si no, deberás meterlo en el bote estanco. Nosotros lo llevamos metido en el bote estanco, y usamos uno como este. (puedes comprarlo aquí)

Cahorros del río Chíllar (Nerja, Málaga)
Cahorros del río Chíllar (Nerja, Málaga)

Estudia bien el recorrido y la dificultad, así como el estado del río.

Estudia bien el recorrido que vas a realizar, cada detalle cuenta. Ten en cuenta que en un río las condiciones pueden ser muy variables a consecuencia de avenidas de agua que se hayan llevado parte del sendero, que hayan arrastrado cañas o rocas. Aunque sea verano, mucho cuidado con los ríos que suelen cambiar mucho con las lluvias. No realizar la actividad en caso de previsión de lluvias o lluvias recientes.

No perder de vista a los niños en ningún momento.

Es muy importante, tengan la edad que tengan, tener a los niños vigilados y cerca en todo momento. No los dejes solos en ningún momento. Un río es un entorno natural, no un parque acuático. Tú serás la única persona responsable de ellos. Mucho cuidado en las pozas y durante el trayecto precaución con las caídas y resbalones. No se trata de sobreprotegerlos, pero sí de estar allí cuando lo necesiten.

Controla a los niños en todo momento
Controla a los niños en todo momento
Cuidado en las pozas y zonas de baño
Cuidado en las pozas y zonas de baño

Si vas porteando a un bebé o niño pequeño.

Si vas porteando a un bebé o niño en una mochila o en brazos, muchísima precaución con resbalones y caídas. El terreno no es fácil para portear. Se recomienda llevar bastones de senderismo para apoyarse en los lugares más complicados. Y en el momento que estés cansado/a puedes parar y refrescarte.

Es importante tener en cuenta que en el porteo, el niño no lleva las piernas en remojo y puede tener calor. Acuérdate de refrescarle y ofrecerle agua y líquidos frecuentemente. Parar todo lo que sea necesario. Y si lo ves complicado e inseguro, date la vuelta. Se trata de disfrutar, no de llegar a la meta.

Precaución en el porteo de niños pequeños
Precaución en el porteo de niños pequeños

Esperamos que estos consejos puedan servirte de ayuda en tus rutas acuáticas con niños, ¡a disfrutar de los ríos!

 

Comentarios

Déjanos tu comentario.
Además el email es útil para avisarte cuando alguien responda