Un paseo por las Bardenas Reales con niños

28 de diciembre 2020
Artículo
Hecho con bebés o niños Este reportaje es adecuado o se ha realizado con niños o bebés
En uno de nuestros viajes por España quisimos hacer una parada en las Bardenas Reales (Navarra), un paisaje semidesértico que no deja a nadie indiferente.
El paisaje de las Bardenas Reales es resultado de complejos procesos de erosión
El paisaje de las Bardenas Reales es resultado de complejos procesos de erosión

Un paseo por las Bardenas Reales con niños

Se trata de una tierra de apariencia casi lunar, con muy poca vegetación y cuyos cauces son muy irregulares y la mayor parte del tiempo están secos. Dicho así, cualquiera diría que se trata de un desierto poco apetecible, pero al contrario de eso, las Bardenas Reales son uno de los lugares más visitados en España.

Y es que este lugar, a pesar de su apariencia inhóspita, esconde grandes valores naturales. No en vano se trata de una zona protegida, Reserva Natural y Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

¿Qué tiene de especial este paisaje?

Las Bardenas Reales han servido de inspiración a pintores y escritores de todos los tiempos, y también hemos podido ver sus paisajes en anuncios de televisión, videos musicales e incluso famosas series televisivas.

Y no es para menos, porque sus paisajes son realmente asombrosos. El suelo de las Bardenas está compuesto por arcillas, yesos y areniscas muy sensibles a la erosión del aire y el agua. Esta erosión moldea unas formas impresionantes, y forma barrancos, mesetas y cerros puntiagudos que desafían a la gravedad. Son los llamados "cabezos", que son dignos de ver y de fotografiar. Cualquier visitante se quedará absorto en estas visiones como de otro mundo.

Caprichosas formaciones en la montaña
Caprichosas formaciones en la montaña

Aunque parezca que estamos sobre un desierto, esta zona acoge una gran variedad de especies animales, sobre todo aves, reptiles e incluso anfibios.

Cómo llegar y visitar las Bardenas Reales

Las Bardenas Reales se encuentran al sureste de Navarra, próximo a Tudela. Para acceder al parque en coche, se puede hacer por el Nortetomando la pista de tierra que sale desde la carretera de Carcastillo-Figarol (el Paso). O por el Oestea través de la pista asfaltada que parte desde la gasolinera de la salida de Árguedas.

También hay otros accesos solo permitidos para bicicletas o a pie.

El carril discurre por paisajes increíbles
El carril discurre por paisajes increíbles

Nosotros hemos optado por entrar desde Árguedas a través de una pista asfaltada, aunque poco después llega a una pista de tierra que rodea el polígono de tiro que existe en la zona. Continuando por esta pista, llegaremos al Centro de Información y Acogida de Visitantes del P.N. de Bardenas Reales donde la parada es obligada. Allí te darán información, folletos y mapas de la zona.

Preciosa estampa en altura
Preciosa estampa en altura

Acceso al Centro de Información y Parque Natural

Entrada desde la NA-8712 km. 0,8 (Tudela-Arguedas / Arguedas-Tudela)
Carretera del Parque Natural, km. 6
Tfno: 948 830308
Correo electrónico: turismo@bardenasreales.es
HORARIO de VISITAS al PARQUE: Desde las 8,00 h. hasta una hora antes del anochecer

Sendero del Barranco de las Cortinas, para ver el emblema de las Bardenas, el Cabezo de Castildetierra

Aunque existen numerosos senderos para recorrer a pie y en bicicleta por las Bardenas, te hablaremos del que nosotros realizamos y el que muchas personas visitan cuando acuden a esta zona.

Cabezo de Castildetierra, el emblema de las Bardenas
Cabezo de Castildetierra, el emblema de las Bardenas

Si vas con niños es una opción segura porque se trata de un recorrido corto y fácil que se puede hacer en una media hora aproximadamente y está muy bien señalizado. Además, vas a ver uno de los emblemas de la Reserva Natural, el Cabezo de Castildetierra, un cerro modelado a lo largo de los años y que forma una llamada "chimenea de hadas", una especie de montaña picuda de diversos colores. Sin duda, lo más fotografiado del lugar.

El acceso al corazón de las Bardenas se hace por un carril terrizo
El acceso al corazón de las Bardenas se hace por un carril terrizo
Cartel señalizando el sendero del Barranco de las Cortinas
Cartel señalizando el sendero del Barranco de las Cortinas

Para llegar al inicio de esta ruta, desde el Centro de Visitantes, tendrás que continuar con el coche por carriles de tierra hasta llegar al aparcamiento de Castildetierra. Allí mismo encontrarás carteles informativos del sendero, que es un recorrido circular alrededor del Cabezo.

Cabezo de Castildetierra
Cabezo de Castildetierra

Discurre por el llamado Barranco de las Cortinas, y debes tener especial cuidado de no salirte del sendero, ya que los materiales del suelo son frágiles. Ni se te ocurra acercarte mucho al cabezo porque su estructura podría ceder en cualquier momento.

Monumento al pastor
Monumento al pastor

Las Cuevas de Arguedas

Después de visitar las Bardenas Reales, nos acercamos al pueblo de Arguedas para visitar las cuevas que allí existen. Un patrimonio etnográfico que nos sorprendió gratamente y que sirve para complementar la visita a las Bardenas. Además, a los niños les encantan.

Cuevas de Arguedas
Cuevas de Arguedas

Las cuevas se encuentran a las afueras de la localidad, donde existe un parque y un aparcamiento de caravanas. Allí mismo comienza el sendero balizado que recorre, por así decirlo, el barrio de las casas cueva.

Existe un sendero balizado para acceder a las cuevas
Existe un sendero balizado para acceder a las cuevas

Estas casas ahora están abandonadas, pero no hace mucho, a finales del siglo XIX allí vivían familias enteras cuyos miembros eran agricultores. Allí, muchas personas que no podían permitirse tener un hogar en el pueblo, se hicieron una casa cueva excavada en la roca.En 1940 llegaron a existir 52 casas cueva, que eran totalmente bioclimáticas ya que mantenían una temperatura agradable en su interior durante todo el año (entre 18 y 22 grados).

Vista del pueblo desde el cerro de las cuevas
Vista del pueblo desde el cerro de las cuevas

Como no había electricidad, las estancias se excavaban a lo largo de la ladera y les ponían ventanas para que entrara la luz solar. Algunas casas tenían corral y granero.

Lo que más nos sorprendió fue que aún estaban intactas las cocinas de leña que usaban antaño. Los niños disfrutaron de lo lindo viendo cómo vivían aquí las familias. En los años 60 estas cuevas fueron abandonadas porque se construyeron viviendas sociales.

Cocina intacta
Cocina intacta
 

Comentarios

Déjanos tu comentario.
Además el email es útil para avisarte cuando alguien responda