Descubre Guadalupe y el Geoparque Villuercas Ibores Jara, con niños
14 de Marzo 2021 
Duración: Para un puente
Hecho con bebés o niños Este reportaje es adecuado o se ha realizado con niños o bebés

Cuando tenía 14 años, en el viaje de estudios del colegio, el bus hizo una parada de un par de horas en Guadalupe. Visitamos el pueblo pero lo que más recuerdo es el entorno natural y una carretera con bastantes curvas para llegar.

Desde entonces siempre he querido volver, y la verdad que nos atraía mucho la idea de visitar esta zona de la provincia de Cáceres lejos de los grandes núcleos de población y nudos de comunicaciones. Sabíamos que era una zona con una buena conservación del entorno natural, paz y tranquilidad.

Pero es que además, el macizo montañoso de Villuercas, Ibores Jara está declarado Geoparque Mundial por la UNESCO. Lo que quiere decir que son territorios con un patrimonio geológico de importancia global, por tener unas características o paisajes especiales.

Te Recomendamos
Los apartamentos Mirayuste se encuentran en Guadalupe, lugar perfecto para visitar el Geoparque Villuercas, Ibores, Jara. 13 apartamentos con cocina integrada, wifi, spa y todas las comodidades.
Apartamentos Turisticos Mirayuste

Guadalupe, centro neurálgico del Geoparque Villuercas Ibores Jara

Actualmente existen 140 geoparques mundiales de la UNESCO distribuidos en 38 países, número que seguirá aumentando a buen seguro. Concretamente, el Geoparque de Villuercas, Ibores, Jara destaca por la forma de las montañas. Se conoce a estas sierras con el nombre de montes 'Apalaches' o 'relieve apalachense' porque guardan parecido con los Montes Apalaches de América del Norte.

Chorrera de las Calabazas (Castañar de Ibor)
Chorrera de las Calabazas (Castañar de Ibor)

Son sierras y valles de esta zona que ha dado la erosión a unos materiales, muy antiguos. En algunos lugares con más de 650 millones de años y plegados durante el carbonífero, hace 350 millones de años. Estos detalles podremos apreciarlos en su esplendor si subimos al Risco de La Villuerca (accesible en coche, con 1.601msnm.) elevación más alta del geoparque y desde donde podremos ver los valles y grupos de montañas con líneas de estratos típicas que componen el paisaje de la zona, y que estarán presentes en el horizonte de muchas de las rutas.

Acueducto de las Herrerías (Campillo de Deleitosa)
Acueducto de las Herrerías (Campillo de Deleitosa)

Guadalupe está en el centro geográfico de las Villuercas y es un buen lugar para alojarse, tanto para visitar su casco antiguo y el Real Monasterio, así como para visitar otras poblaciones cercanas para hacer rutas u otras actividades de interés, como por ejemplo la Mina de Costanaza en Logrosán cuya existencia también está vinculada al concepto del Geoparque.

Monasterio de Guadalupe
Monasterio de Guadalupe
Te recomendamos especialmente...
Apartamentos Turisticos Mirayuste
Dirección: Avda Juan Pablo II, nº 20.
Población: Guadalupe
Tel: +34 600 500 054 / +34 600 506 207
ver detalles

Apartamentos Mirayuste en Guadalupe

Guadalupe es una estupenda opción para visitar el Geoparque y por ello nos hospedamos en Apartamentos Mirayuste, un edificio moderno con 13 apartamentos de calidad, muy cómodos para pasar, desde un fin de semana hasta una temporada más larga.

Geoparque Villuercas Ibores Jara
Apartamento salón cocina
Apartamento salón cocina

Todos los apartamentos cuentan con cocina, baño individual y algunos de ellos, con habitación separada del salón. Están muy bien equipados con todas las comodidades, varios armarios y muebles para tener tus cosas perfectamente organizadas, TV en cada habitación y wifi.

Habitación
Habitación

En los pasillos podemos observar fotos antiguas de Guadalupe, muy valiosas. Son fotos de las calles y plazas que actualmente puedes visitar. Dispone de una zona de spa en la planta baja. Algunos apartamentos tienen terraza con extraordinarias vistas a la sierra.

Apartamentos Mirayuste (Guadalupe)
Apartamentos Mirayuste (Guadalupe)

La situación de los apartamentos es inmejorable ya que están muy cerca de la plaza de Guadalupe (5 minutos a pie) pero alejados del ruido que pueda haber por las terrazas y bares del centro histórico. Hay un parque infantil hacia la salida del pueblo, a 3 minutos a pie del alojamiento. Y un supermercado, a 3 minutos a pie.

La atención es exquisita y si te falta algo podrás solicitarlo a Pablo o Miguel Ángel que te atenderán con mucho gusto. Ellos siempre están atentos a mejorar la comodidad de los clientes.

Aunque no conocemos otros lugares para hospedarse en Guadalupe, para nosotros ha sido el mejor sitio para visitar esta ciudad medieval. Además, al tener cocina y no depender de horarios de restaurantes, este alojamiento es ideal para ir con niños.

Cómo visitar Guadalupe con niños

La visita estrella de Guadalupe es, sin duda, el Monasterio o Santuario de la Virgen de Guadalupe, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1993. Por tanto es de visita obligada, pero también lo es el recorrido por sus calles y plazas, su arquitectura popular con sus casas porticadas con balcones y soportales, adornadas de plantas y flores.

Monasterio de Guadalupe, Patrimonio de la Humanidad (1993, UNESCO)
Monasterio de Guadalupe, Patrimonio de la Humanidad (1993, UNESCO)

Existe un recorrido oficial autoguiado por el casco histórico, y fue lo que hicimos en primer lugar. Puedes obtener información sobre Guadalupe y en general sobre el Geoparque Villuercas, Ibores, Jara en la Oficina de Turismo, que está situada en la plaza.

La verdad es que el recorrido autoguiado se hace muy ameno y divertido para los niños, ya que hay algunas fuentes muy curiosas y también se visitan cinco arcos medievales repartidos por las murallas de la ciudad, además de la cárcel de la Inquisición, el Hospital de Mujeres y la Hospedería con sus altas torres visibles desde casi cualquier punto. Este recorrido empieza en la Plaza de Santa María de Guadalupe y va recorriendo los distintos hitos numerados y con paneles informativos.

Pasando bajo uno de los arcos de la muralla medieval de Guadalupe
Pasando bajo uno de los arcos de la muralla medieval de Guadalupe

Lo que más nos sorprendió fue el esmero de los lugareños en cuidar las plantas y flores que adornan calles y soportales, y que le dan un toque natural a este enclave monumental.

Una de las numerosas fuentes en Guadalupe
Una de las numerosas fuentes en Guadalupe

Después de hacer este recorrido de unos 2,5 km aproximadamente, volvemos a la plaza y son exactamente las 12:00, justo en el momento en el que está comenzando una visita guiada al monasterio.

Preciosos soportales adornados con plantas
Preciosos soportales adornados con plantas

Monasterio de Guadalupe

Si bien la entrada a la basílica es libre y gratuita, para entrar a ver el Monasterio la única opción es una visita guiada, que es altamente recomendable ya que vas a disfrutar mucho más con el conocimiento que te transmite la guía. La entrada para los adultos cuesta 5€ y podrás ver obras de Zurbarán, El Greco e incluso alguna de Goya, además de increíbles tesoros y reliquias de la iglesia.

Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe
Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe

La historia del monasterio se remonta al siglo XIII cuando un pastor de la zona llamado Gil Cordero encontró a orillas del río Guadalupe una talla de la virgen que había sido escondida con la llegada de los árabes a la península y había permanecido oculta durante cinco siglos. La basílica y el monasterio se construyeron para ella.

El monasterio fue jerónimo en su origen y posteriormente, tras la desamortización pasó a ser franciscano.

Templete en el patio del claustro
Templete en el patio del claustro

Nuestra guía nos recibe y nos invita a pasar al claustro, el único lugar de la visita donde vamos a poder hacer fotos, ya que en las estancias interiores queda prohibido por motivos de conservación. El claustro es de estilo mudéjar, muy bonito y en el patio destaca el templete situado en el centro. Paseamos entre sus arcos observando los grandes cuadros que están expuestos y que cuentan historias y milagros de la virgen. En el suelo, las tumbas de los priores del monasterio como un signo de humildad, haciendo que los monjes pisaran sus tumbas mientras rezaban.

Desde el mismo claustro, entramos en la Sacristía, con su impresionante techo al que se conoce como la Capilla Sixtina de Extremadura, y no es para menos, el colorido es alucinante. Las pinturas están realizadas por discípulos de Zurbarán y está dedicado a San Jerónimo. En la capilla de la sacristía hay dos grandes obras de Zurbarán dedicadas a San Jerónimo: Tentaciones y Flagelaciones, y en el centro, un cuadro pequeño pero el más importante de este pintor extremeño: La Apoteosis de San Jerónimo.

Después accedemos a una capilla donde se encuentra el Tesoro de la Virgen de Guadalupe, con numerosas reliquias procedentes de Roma pertenecientes a algunos santos, y muchas joyas, coronas de piedras preciosas, mantos hechos con perlas. Un verdadero tesoro terrenal.

Toca ahora visitar el Museo de Bellas Artes con numerosas obras de arte, donde destaca una talla de un Cristo hecho de marfil en una sola pieza, derivada de un solo colmillo, ¡imagina cómo tenía que ser el colmillo! La guía nos destaca, además, un tríptico flamenco, una talla de marfil más pequeña atribuida a Miguel Ángel y algunos cuadros de El Greco, Zurbarán y uno de Goya.

Otro de los tesoros del monasterio es el Museo de los Libros Miniados, donde se exponen grandes ejemplares de libros de cánticos muy coloridos. Podemos verlos abiertos detrás de unas vitrinas y son tan grandes y pesados que para moverlos tenían unas ruedas instaladas en la parte de abajo. Eran tan grandes para que todos los monjes en reunión y a la luz de las velas pudieran leerlos e interpretarlos. Para ello se colocaban en un facistol que también se encuentra en la sala.

También visitamos el Museo de los Ornamentos donde se exponen las galas de los monjes para distintas ocasiones, y que era el antiguo comedor del monasterio.

Ruta de las Ermitas de Guadalupe

Por la tarde y aprovechando la media jornada que nos queda, hemos decidido ir a hacer la ruta de las ermitas que empiezan en el mismo Guadalupe. En esta ruta fácil y que puede hacer cualquiera, se visitan dos ermitas: la de de San Blas y la de Santa Catalina.

El sendero pasa por el Viaducto de Guadalupe
El sendero pasa por el Viaducto de Guadalupe

La ruta es sencilla, tiene unos 8 km y medio y es circular. Circula por pistas y senderos en buen estado. Comienza en la calle Juan Pablo II por la que nos dirigimos hacia la salida del pueblo y, pasado el parque infantil, vemos unos letreros en mal estado que indican la presencia de un camino que parte hacía nuestra derecha en busca del viaducto.

Esta primera parte de la ruta discurrirá por el proyecto de un ferrocarril que nunca llego a concluirse para el transporte de mercancías como hortalizas (o productos de los fosfatos, fertilizantes) de la zona de Logrosán hacia Madrid.

El viaducto tiene una altura impresionante por el que vemos pasar debajo el río Guadalupejo. Más adelante llegamos a otro arco dónde nos bifurcamos a la derecha. Subiendo acabamos llegando a la ermita de San Blas dónde hacemos una breve parada.

Ermita de San Blas (Guadalupe)
Ermita de San Blas (Guadalupe)

Continuamos por la pista que sale enfrente de la ermita o más bien a la derecha respecto de la dirección que traíamos, que nos acerca a un pinar. Poco después, y dado que tenemos poco tiempo, decidimos coger una de las vías que acortan la ruta a nuestra derecha. Por lo que no terminamos de llegar a la ermita de Santa Catalina.

Restos de un molino
Restos de un molino

Ya en bajada y acompañados de un riachuelo llegamos a una carretera antigua. En este punto vemos también los restos de lo que parece ser un antiguo molino. Por la que andamos pocos metros para tomar a la izquierda por una pista asfaltada que acaba llegando al pueblo.

Fuente
Fuente

Desde Guadalupe existen numerosas opciones de rutas senderistas, como las que enumeramos:

  • Ruta de los Molinos.
  • Ruta de Isabel la católica. Guadalupe - Cañamero
  • Ruta de Alfonso Onceno (Navezuelas-Guadalupe, Cáceres)

Castañar de Ibor y Chorrera de Calabazas

Una de las rutas estrella del geoparque es el Castañar de Ibor, donde veremos hermosos ejemplares de castaños de calabaza, con una forma muy peculiar y muy antiguos. Este paseo es ideal para ir con niños, y tenemos la sorpresa final de ver la chorrera de Calabazas con su preciosa e idílica poza que invita a quedarse un tiempo respirando la paz del lugar.

Castaño de gran porte
Castaño de gran porte

Hay dos posibilidades para hacer esta ruta, una de ellas es la versión circular de 12 km y medio. La otra es una versión lineal hasta La Chorrera de Calabazas y regresar por el mismo camino, siendo este recorrido de unos 8 kilómetros y es el que vamos a hacer nosotros.

La ruta está señalizada, al menos en los cruces de caminos principales con carteles qué indican Chorrera de Calabazas. Es un lugar donde el paso de las estaciones tiene que ser muy acusado y nos gustaría poder comprobarlo. Aunque nos han dicho que, avanzada la primavera, hay moscas que pueden hacer la visita algo molesta.

Robledal
Robledal

Para comenzar la ruta, nos desplazamos al pueblo de Castañar de Ibor, a una media hora de Guadalupe. Para empezar este sendero, aparcamos en el bar Solaire, que está un poco antes de llegar al pueblo, según venimos de Guadalupe. La primera parte de la ruta hasta llegado al puerto del Postuero es en subida pronunciada y constante por pista ancha, aunque es verdad que la ruta es apta para todos los públicos.

La primera parte o los primeros 2 km veremos un bonito castañar, que aquí se ha venido cultivando desde tiempo inmemorial. Según hemos leído, para explotación maderera principalmente. En primavera podemos ver orquídeas fácilmente.

La ruta es apta para hacer con niños
La ruta es apta para hacer con niños

Además el paisaje es muy bonito. En las laderas de la montaña se ven grandes pedreras. En esta zona encontramos un castaño de gran porte y muy antiguo, a nuestra izquierda según vamos subiendo.

Llegamos al puerto del Postuero. A partir de este punto ya no subiremos más sino que iremos en llano o bajada suave, y aprovechamos para hacer una ligera parada y tomar aire. Continuaremos a nuestra izquierda, comenzando un descenso suave por robledal, adentrándonos en una zona más inhóspita y de gran belleza. También hay algunos quejigos sueltos. Un lugar para ir despacio y recrearnos.

Poco después llegamos a la zona donde están la mayor parte de los castaños de calabaza. Y nos damos cuenta de por qué esta ruta es tan visitada. Son espectaculares y aprovechamos para hacer una parada para tomar una gran cantidad de fotos desde todos los ángulos de estos viejos castaños. Hay 17 castaños de calabaza según nos indica un cartel a comienzo de este sendero. El más espectacular es el Castaño del Postuero, con 700 años y con un tronco de 8 metros de diámetro.

Descansando cerca del Castaño de Postuero
Descansando cerca del Castaño de Postuero

Tras la parada, continuaremos descendiendo suavemente, acompañados del Arroyo de las Hontanillas, a nuestra izquierda, así como rocas con musgo que confieren al paisaje un marco ideal para los amantes de la fotografía.

Se cuentan 17 castaños de calabaza
Se cuentan 17 castaños de calabaza
Algunos ejemplares son enormes
Algunos ejemplares son enormes

Finalmente llegamos a un punto donde el paisaje se abre y se conforma un balcón vertical, que es aprovechado para que aparezca la chorrera de calabazas, con dos preciosas caídas de agua y una pequeña pero encantadora poza.

El sendero continua paralelo al arroyo de las Hontanillas
El sendero continua paralelo al arroyo de las Hontanillas

Este es el punto final de nuestro itinerario lineal. Hay que volver por el mismo camino, no sin antes hacernos fotos y ver un poco más del barranco que continua descendiendo y por el que podríamos seguir, puesto que el sendero continúa en su versión circular.

Cascada o Chorrera de Calabazas
Cascada o Chorrera de Calabazas

Después de hacer una parada y disfrutar del entorno comenzamos el regreso subiendo los metros que habíamos descendido. Volvemos a pasar por los castaños de calabaza, dónde hay una mesa tallada y varios asientos, también hechos en madera.

Ahora que no hay nadie aprovechamos para comer aquí en un sitio tan idílico y dónde no podemos estar tantas veces como quisiéramos. Tras ello, continuamos por el bosque de roble joven también subiendo hasta llegar al puerto de nuevo.

Y ya solo queda bajar las pendientes entre los castaños jóvenes. También veremos loros dispersos entre el castañar, qué son laureles del terciario que están prácticamente extinguidos en el resto de la península.

Hasta finalmente llegar al punto de inicio y fin donde hemos aparcado. Aunque hemos hecho la ruta en invierno tiene que ser espectacular realizarla en otoño con colores ocre o primavera con todo verde.

Cueva de Castañar de Ibor

Tras realizar la ruta y retomar fuerzas, nos acercamos al Centro de Visitantes de la Cueva de Castañar de Ibor. Lamentablemente, la cueva se encuentra cerrada al público salvo el periodo de los meses comprendidos entre mayo y septiembre, a causa de un hongo asociado a la respiración de las personas que lo visitan.

La visita al centro de interpretación se hace en unos 45 minutos y es muy recomendable para hacerse una idea de la visita a la cueva ya que hay una pequeña reproducción de la misma, un audiovisual y fotos de las formaciones que se pueden encontrar en la misma.

Centro de Visitantes de la Cueva de Castañar de Ibor
Centro de Visitantes de la Cueva de Castañar de Ibor

Esta cueva es una cavidad kárstica donde encontramos un delicado universo de formaciones de calcita y aragonito de extraordinaria belleza, todo un espectáculo de formas y colores. La verdad es que nos quedamos con las ganas de verla, y lo apuntamos para un futuro.

Reproducción de la cueva de Castañar de Ibor
Reproducción de la cueva de Castañar de Ibor

En el Centro de Interpretación nos proporcionan un mapa de todo el Geoparque, con todos los geositios o puntos de interés. Entre otras cosas, nos han recomendado ir por la carretera conduce a Navatrasierra, qué es una vía muy estrecha y cuyos márgenes llenos de robles forman una especie de túnel en la misma carretera.

Sendero de acceso a la Cueva de Castañar de Ibor
Sendero de acceso a la Cueva de Castañar de Ibor

En la parte de las Villuercas también nos recomiendan ir al pueblo Cabañas del Castillo desde dónde comienza un sendero que sube al castillo, con unas vistas preciosas.

También muy recomendable el pueblo de Berzocana y visitar su Iglesia de San Juan Bautista, de estilo gótico y apariencia de catedral. Está declarada Monumento Nacional en 1977.

Como no nos va a dar tiempo en los pocos días que nos quedan a visitar todo, lo apuntamos bien para volver en otra ocasión.

Ya en el coche, en el camino de vuelta a Guadalupe, decidimos subir al Pico Villuercas, aprovechando que la ascensión se hace por carretera hasta la misma cima. Se trata de la mayor elevación de los Montes de Toledo, con 1.603 metros de altitud. En la cima encontramos instalaciones militares abandonadas, un vértice geodésico y algunos miradores.

Como curiosidad, el pico Villuercas será el final de la etapa 14 de la Vuelta Ciclista a España de 2021.

Desde el pico Villuercas vemos Guadalupe
Desde el pico Villuercas vemos Guadalupe
Vista desde la cumbre
Vista desde la cumbre

Mina de Costanaza en Logrosán, y paseo en Cañamero

Nos desplazamos al pueblo de Logrosán para visitar la Mina Costanaza, una antigua mina, abandonada desde 1946, de donde se extraía fosforita, un material que se utilizaba para la fabricación de abono y fertilizante.

Se trata de una visita turística muy interesante, y que a los niños les encantará sobre todo por el tren que nos saca de la mina en la parte final. Tiene una duración de aproximadamente 2 horas y se hace muy entretenida.

Tren de la mina de Logrosan
Tren de la mina de Logrosan

En nuestro caso, el guía, Pedro hizo la visita muy amena implicando a los niños con juegos y enseñanzas. Consideramos qué es una visita muy aprovechada. Después de haber visitado muchos sitios en tantos viajes que hemos hecho, se nota cuando alguien destaca por la dedicación, ilusión y esfuerzo.

La visita se divide en cuatro partes diferenciadas:

  • Centro de Interpretación.
  • Sala de minerales fluorescentes.
  • Entrada a la mina.
  • Visita al museo geológico y minero.

Centro de Interpretación

Primero se visita un Centro de Interpretación, donde ya te van explicando el origen del material de la fosforita, como lo utilizaban las "brujas" desde antaño para controlar el fuego. Nos hablan de la formación geológica de las vetas de fosforita y nos enseñan el laboratorio químico donde se procesaba y se verificaba la pureza para cumplir con los valores de comercialización. Hasta los últimos momentos de la explotación cuando ya no era rentable la explotación.

Centro de Interpretación de la Mina de Logrosán
Centro de Interpretación de la Mina de Logrosán

Nos gustaría resaltar cómo se pone de manifiesto lo duro que era trabajar para los que empleaban su mano de obra, desde el trabajo en la mina extrayendo el mineral, hasta otros oficios como la producción de ácido sulfúrico usado para la transformación de la fosforita para que fuera soluble en agua y poder ser usada como abono. Todos estos procesos y manipulaciones eran llevados a cabo por personas que acababan cambiando su salud por ganar algo más de dinero de lo que se podía ganar en el campo, que era poco más que la propia comida diaria.

Panel sobre la extracción y procesado de la fosforita
Panel sobre la extracción y procesado de la fosforita

Allí mismo, primera sorpresa para los niños, te dan un casco de minero para poder entrar en la parte visitable de la mina. Actualmente aunque la mina tiene un desarrollo de 210 m. de profundidad la mayor parte se encuentra inundada por el agua, y solo se visitan las galerías superiores.

Nos dan un casco para entrar a la mina
Nos dan un casco para entrar a la mina

Sala de minerales fluorescentes, en el antiguo polvorín

La segunda parte es una sala de minerales fluorescentes o una sala oscura que se ha construido aprovechando el antiguo polvorín donde se guardaba la dinamita. Esta sala en sus orígenes fue un intento de excavación, dónde se puede apreciar además la falla rellena por el material del magma emergente y que comenzaron a explotar, pero al no ser una veta abundante se dejó de avanzar y esta cavidad se aprovechó como sala para guardar la dinamita con mayor seguridad.

Entrada al viejo polvorín
Entrada al viejo polvorín

Esta es otra sorpresa para los peques porque, usando la luz ultravioleta, se pueden ver los increíbles colores de los minerales.

Minerales fluorescentes
Minerales fluorescentes

Entrada a la mina

Nos dirigimos a pie hasta la entrada de la mina y bajamos por un ascensor que nos sitúa en las galerías del pozo María donde podemos observar las bóvedas belgas y contrafuertes que hacían segura la mina. Luego bajamos por unas escaleras hasta un nivel inferior donde nos hablan de todos los oficios de la mina, desde los que taladraban, hasta los que ponían el explosivo, los que seleccionaban el material y los que cargaban los vagones. Todos ellos eran de profesión "mineros".

Embovedado belga en el Pozo María
Embovedado belga en el Pozo María

Vemos un pequeño lago que nos indica que todas las galerías inferiores están actualmente inundadas y por tanto no se pueden visitar. Y allí mismo, nos pasa muy cerca un habitante de las profundidades, un murciélago que está bastante acostumbrado a las visitas.

Lago que nos indica que las galerías inferiores están inundadas
Lago que nos indica que las galerías inferiores están inundadas

Por último y lo más esperado por los niños, nos montamos en el tren que nos saca al exterior por una bocamina, y como Pedro es muy apañado (como decimos en Andalucía) vuelve a entrar y a salir, para alegría de los más pequeños.

Aquí cogemos el tren que nos saca por la bocamina
Aquí cogemos el tren que nos saca por la bocamina

Para despedirnos, visita al Museo Geológico y Minero Vicente Sos Baynat

Pedro nos lleva al Museo, la última etapa de la visita, dónde podemos ver fósiles de trilobites, amonites y otros organismos interesantes que se han encontrado y también muestras de minerales de todo el mundo y curiosidades interesantes del mundo de la geología. Aquí es donde descubrimos que el cerro San Cristobal, monte donde se establece la mina, es casi un volcán, y que las betas de fosforita que se explotaron en la mina eran antiguas vías de magma que afloraban hacia arriba, aunque no llegaron a salir a la superficie. Si eso hubiera ocurrido, hablaríamos del Volcán de Logrosán.

Museo Geológico y Minero Vicente Sos Baynat
Museo Geológico y Minero Vicente Sos Baynat

Es una pena que no se pueda visitar más galerías de la mina, porque se queda uno un poco con la miel es en los labios ya que se visita una pequeñísima parte de ella. Aunque hay que decir que han aprovechado muy bien los recursos que tienen allí para la explotación turística y explicar a las personas interesadas todo sobre la minería en el pueblo.

Duración de la visita: 120 minutos. Aprox.
Horarios: de lunes a sábado de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 19:00.
Domingos y festivos cerrado por las tardes.
Turnos de Visita: 10H. 12H. y 17H.
Precio: Adultos 8€, Niños hasta 14 años 5€.
Menores de 3 años: no accesible por razones de seguridad.
CONDICIONES DE LA RESERVA
Imprescindible Cita Previa en el TLF.: 927 360 180 en horario de visitas o e-mail: minasdelogrosan@gmail.com

Paseo en Cañamero

Después de la visita a la mina de Logrosán y como nuestra filosofía es aprovechar hasta el último segundo, hemos visto que era una buena opción dar un paseo o hacer una ruta desde la población de Cañamero por el cañón del Río Ruecas, que es un geositio de interés del Geoparque Villuercas Ibores Jara.

Cañón del Río Ruecas en Cañamero
Cañón del Río Ruecas en Cañamero

Se trata de una ruta corta circular que visita la Cueva Chiquita con pinturas rupestres esquemáticas. Visitamos el entorno del río Ruecas bajo la presa, y paseamos por la vera del embalse del Cancho del Fresno regresando por un pinar. También hay posibilidad de visitar el Centro de Interpretación del CEPA pues la ruta pasa por él y según si coincide el horario de apertura podremos visitarlo.

Abrigo de Cueva Chiquita
Abrigo de Cueva Chiquita

Tenemos más opciones en Cañamero para hacer rutas cortas de senderismo con niños cómo es rodear el embalse por pista. De hecho, la otra margen de pista que rodea el embalse es parte de la ruta de Isabel la Católica que une Cañamero y Guadalupe y qué es otra opción de senderismo.

También hemos visto qué a un kilómetro y medio aproximadamente antes de llegar al pueblo según se llega desde Guadalupe hay un sendero que sube por el cañón del río Ruecas y que conecta con otra pista qué parte también del pueblo y que nos hubiera gustado visitar, pero ya será para otra ocasión, ¡siempre tenemos excusas para volver!

Ruta senderista por el Canal y Acueducto de las Herrerías (Campillo de Deleitosa)

Os proponemos una ruta que, si bien no es demasiado conocida, es una de las que más nos han gustado del Geoparque de Villuercas por muchas razones de las que te hablaremos. El sendero comienza en el pequeño pueblo de Campillo de Deleitosa, a poco más de una hora de Guadalupe.

Caminando por el acueducto de las Herrerías
Caminando por el acueducto de las Herrerías

Es una espectacular ruta que discurre por lugares de gran belleza y alto valor paisajístico y ecológico, de bosque mediterráneo, pudiendo ver en gran parte del recorrido las formaciones geológicas típicas de las Villuercas, con láminas de estratos de cuarcita en las cumbres.

Canal de las Herrerías
Canal de las Herrerías

El principal atractivo de esta senda es que discurre por un antiguo canal que servía agua a centrales hidroeléctricas que se encontraban en funcionamiento a lo largo del río. El Canal de las Herrerías, que así se llama, se encuentra en bastante buen estado y mantiene intactos varios acueductos que no nos dejarán indiferentes.

Dificultad y advertencias

La ruta completa tiene unos 10 Km. y no presenta demasiada dificultad técnica. Si bien se puede hacer con niños que estén acostumbrados a andar, sí que hay que extremar las precauciones en algunas zonas del sendero que están más desdibujadas, (como en la bajada para acceder al canal y al abandonar el mismo), pero ayudándoles, no debería haber problemas. Evitar hacer la ruta si ha llovido o hay previsión de lluvia ya que con el sendero mojado, el barro puede hacernos resbalar en estos puntos sensibles. Nosotros tuvimos que portear a Alma (3 años y medio) en algunos puntos donde no era cómodo para ella caminar, pero la mayor parte se hace bien, y es seguro, sobretodo la parte del canal, donde no se puede salir al haber paredes a ambos lados.

Algunas grandes rocas se han desprendido sobre el canal y dificultan el paso
Algunas grandes rocas se han desprendido sobre el canal y dificultan el paso

En esta zona puede haber monterías. Es importante informarse de si hay caza para evitar problemas. Las monterías en época de caza suelen ser en fin de semana. Lo mejor es llamar al Ayuntamiento o guardia civil para asegurarse.

La ruta es circular. Comienza y termina en el mismo pueblo de Campillo de Deleitosa. En el bar donde hemos recuperado fuerzas al terminar la ruta, nos facilitaron un folleto descriptivo. Y si bien es verdad que hay algunos carteles señalizando la ruta, estos se limitan en las salidas y llegadas al pueblo, y en los lugares más sensibles donde la senda está más perdida, no vamos a encontrar carteles ni balizas. Es altamente recomendable llevar el track en un GPS y saber interpretarlo, sobre todo, por las zonas donde el sendero se dibuja un poco.

Pasamos a contarte con detalle nuestra aventura de hoy.

Aparcamos en el Ayuntamiento de Campillo de Deleitosa y vamos calle arriba hasta llegar a una fuente y un gran pilón. En la salida del pueblo veremos la primera señal de ruta de la Herrería, por la que seguiremos por pista a través de un precioso bosque mediterráneo, y un bosque de eucalipto más arriba. Sabemos que hay intentos de ir quitando poco a poco esta especia foránea y sustituirla por árboles autóctonos.

Gran pilón en la salida del pueblo
Gran pilón en la salida del pueblo

La pista terminará justo donde el sendero se tornará en bajada, con pendiente suficiente para ganar el canal que ya veremos muy por debajo de nosotros. Esta es una de las partes en las que hay que extremar la precaución ya que se trata de una bajada pronunciada.

El comienzo de la ruta discurre por una pista ancha
El comienzo de la ruta discurre por una pista ancha

Pasaremos cerca de algunos riscos de piedra coloreados por líquenes amarillos. Ya casi abajo, el sendero rodea un poco hacia la derecha, juntándose a un arroyo (arroyo de la Gargantilla) que nos hará llegar al canal.

La pista de transforma en senda para bajar al canal
La pista de transforma en senda para bajar al canal

Ya dentro del canal, vamos hacia nuestra derecha para ver las ruinas de "La Herrería". Ahora toca disfrutar del paseo por dentro del canal que va manteniendo altura, acompañados por el río y la garganta de descuernacabras, y a nuestra espalda por las montañas con estratos de cuarcita típica del paisaje de las Villuercas.

Riscos coloreados de amarillo a causa de los líquenes
Riscos coloreados de amarillo a causa de los líquenes

Hay varios arroyos que van aportando sus aguas al cauce principal. El paisaje es espectacular y el paseo es un todo un regalo.

Ruinas de La Herrería
Ruinas de La Herrería
Al fondo, la sierra con sus formaciones típicas de las Villuercas
Al fondo, la sierra con sus formaciones típicas de las Villuercas

El canal está bastante limpio de vegetación, y de piedras, y se puede andar muy bien por él. De hecho, para los niños es bastante seguro porque no pueden salir para ninguna parte. Sólo tiene algunas aperturas en el muro, donde habría que tener cuidado, pero es bastante cómodo para caminar. Algunas piedras se han caído de la parte superior y cortan el paso por el canal pero es fácil salirse y volver a entrar para continuar caminando.

Aprovechamos para hacer una parada al principio del canal, comer un poco y disfrutar del lugar con el rumor del agua. Tras reanudar la marcha y poco antes de 1 km. de recorrido por el canal, pasaremos un arco. Y cerca de los dos kilómetros llegaremos a las ruinas de una central hidroeléctrica y al acueducto. Es sorprendente ver cómo está integrado en el recorrido y conservado.

El canal es muy cómodo para andar
El canal es muy cómodo para andar

Después llegamos a una señal que nos indica un camino hacia el pueblo, que sube por un sendero. Se trata de una vía de escape de las posibles que tiene la ruta, pero como desconocemos su estado y nuestra ruta continua por el canal, la obviamos.

El acueducto de las Herrerías se conserva muy bien
El acueducto de las Herrerías se conserva muy bien

También veremos más adelante, en la orilla de enfrente restos de otra edificación y lo que parece que se nos revela, al zoom de la cámara, como la boca de una mina. Así como posibles escombros de extracción de mineral por encima.

Finalmente, el canal termina al llegar a una exclusa. Lo abandonamos, e iremos bajando en dirección a las ruinas de otra central hidroeléctrica que vemos cerca del río, sin llegar a ella. Esta es la zona donde el sendero no está bien definido y deberemos ir pendientes de seguir el track para tener el mejor avance posible. Siguiendo el camino del track no debe haber mayor problema.

Vemos lo que parece la entrada de una mina en la orilla de enfrente
Vemos lo que parece la entrada de una mina en la orilla de enfrente
Canal y río
Canal y río

Cerca de las ruinas y del río, cambiaremos de dirección para continuar paralelos al río, avanzando por un sendero de cabras, ahora más cerca del cauce, hasta llegar a un arroyo que tenemos que vadear por piedras lisas.

La senda se desdibuja un poco y es recomendable seguir el GPS
La senda se desdibuja un poco y es recomendable seguir el GPS

En la ladera de enfrente vemos varias edificaciones en ruinas, entre ellas un antiguo molino y poco después llegaremos a un lugar donde se ensancha el sendero, más visible y claro desde aquí.

A partir de este momento la subida es pronunciada para ganar los metros que habíamos perdido al bajar al canal y que nos separan hasta el pueblo. Esta zona es de matorral, dominada por la jara. Llegaremos finalmente al cementerio, aquí veremos alcornoques en dehesa. Y ya estaremos en la entrada del pueblo, dónde podemos parar a tomar algo en el bar que hay en la plaza de la iglesia.

Ruinas de lo que parece ser un antiguo molino
Ruinas de lo que parece ser un antiguo molino
Iglesia parroquial de San Sebastián (s. XVII)
Iglesia parroquial de San Sebastián (s. XVII)
 

Comentarios

Yahvelin linares collado
18/03/2021
Si volvéis os recomiendo subir a Navezuelas, visita obligatoria, subiendo por la parte de cañamero, las vistas son espectaculares, hasta llegar a Navezuelas.
18/03/2021
Gracias Yahvelin. Un viaje siempre es poco para conocer bien una zona, por eso esperamos volver a cada sitio que visitamos. Así que tomamos nota. Muchas gracias!
Eduardo Campos Montañez
15/03/2021
Tuvisteis suerte con la Chorrera de Calabazas. Yo fui en noviembre y con las pocas lluvias del año pasado estaba casi seca. Ciertamente Cabañas del Castillo es también un lugar digno de ver, así como las angosturas del Almonte a sus pies
Déjanos tu comentario.
Además el email es útil para avisarte cuando alguien responda